Cómo emprender una obra de construcción con seguridad

En días pasados me topé con un amigo de la infancia, Antonio; había pasado tiempo sin vernos, y casualmente me comentó que se había casado hace cuatro años, tenía dos niños y uno en camino.

Con alegría me dijo que estaba pensando en ampliar su casa, pues se preveía un crecimiento en breve y necesitaba adecuar el domicilio a las nuevas necesidades.

Le pregunté ¿Tienes experiencia en reformas? ¿Conoces la normativa que debes cumplir y tus responsabilidades como Promotor?

Si bien es cierto que es totalmente legítimo que las personas quieran llevar a cabo una obra de construcción, una reforma o actividades de mantenimiento en su vivienda o local comercial, también es cierto que no basta con tener la ilusión, los recursos económicos y el tiempo necesario.

Por encima de todo, hay que ser conscientes de las responsabilidades que eso implica y actuar en consecuencia.

  • ¿Pero qué me estás contando?, me dice Antonio.
  • ¿Acaso debo pedir permiso para hacer unas reformas de acabados, e instalaciones interiores como alicatados, demoler una pared, pintar, solados o cambio de sanitarios?
  • ¡¡¡Que no voy a construir un edificio!!!!

En este punto le dije “Vamos a tomarnos un café y te lo explico todo con calma”.

Lo que primero que hay que saber es que una Obra de Construcción, a efectos del RD 1627/97 …es cualquier obra pública o privada, en la que se efectúen trabajos de construcción o ingeniería civil, siempre que las mismas estén referidas a trabajos intrínsecamente asociados a actividades de construcción (edificación e ingeniería civil) y se ejecuten con tecnologías propias de este tipo de industrias.

Por lo tanto, cualquier trabajo que se ejecute en vuestra vivienda, califica como una Obra de Construcción.

Aunque algunas reformas nos parezcan insignificantes o de poca envergadura (comparadas con otras), al involucrar a personas que van a trabajar en la misma, ya implica una responsabilidad hacia ellos y de cómo pudiera afectar a terceros.

Tanto si vas a hacer una pequeña reforma o cambios estructurales de tu vivienda, las leyes serán las mismas y su desconocimiento no te exime de las responsabilidades por cometer una infracción…

Imagínate que hasta para el montaje de un escenario para un concierto o alguna feria de atracciones, se deben tomar en cuenta las normativas, pues se le considera una obra de construcción.

Es por eso que, volviendo al tema del ejemplo de la reforma de Antonio, lo primero que se debe pensar a la hora de una obra de construcción es en el Seguro de Responsabilidad Civil.

Y si decides contratar a una empresa o a un profesional de la construcción, debes exigirle los documentos legales que lo avalen para asumir las responsabilidades que te corresponderían a ti como Promotor de la obra.

Es importante que la empresa que contrates tenga toda la documentación acreditativa  en regla, porque a pesar de que los están contratando a ellos, nunca dejas de ser el Promotor.

 

Pide el Registro de Empresas Acreditadas

Seguramente no lo sabías, pero por Ley 32/2006 desde el 26 de agosto de 2008 todas las empresas que pretendan ser contratadas o subcontratadas para trabajar en una obra de construcción, están obligadas a estar inscritas en el Registro de Empresas Acreditadas (REA), por el ayuntamiento en la que trabajen. Y esto incluye a todas las empresas, incluso con trabajadores autónomos.

De manera tal que si vas a contratar a una empresa, debes exigirle que te muestre el certificado de estar inscrita en el REA de su Comunidad Autónoma, la cual tiene validez para toda España y durante un período de tres años, renovables por períodos iguales. Así que también debes validar que esté debidamente renovada, conforme a la Ley, si es el caso.

Antonio, un poco contrariado me dice.

  • ¿A mi qué más me da si la empresa está inscrita o no?
  • Será problema de la empresa, ¿no?…

 

¿Qué garantías da el REA?

Pues el REA obliga a la empresa inscrita a poseer un estructura organizativa, un número específico de trabajadores contratados, que estos trabajadores hayan recibido la formación idónea en cuanto a Prevención de Riesgos Laborales, que conozcan el uso de los equipos de protección y que hayan aprobado el reconocimiento médico que los declara aptos para la ejecución de los trabajos de su especialización.

¿Sabías que el sector de la construcción en el que más accidentes laborales reporta, no sólo en España sino a escala mundial?

Lo menos que quieres tener es un dolor de cabeza por un accidente en tu vivienda. Recuerda que quien contrata a una empresa que no está inscrita en el REA, se convierte en responsable solidario de las sanciones que pudieran derivarse por temas laborales. Una empresa con REA es sinónimo de que cumplen con los requisitos de capacidad y calidad de la prevención de riesgos laborales.

En resumen, al hacer las obras en su vivienda, Antonio se convierte en el Promotor de las Obras, con lo cual tiene una serie de obligaciones legales que cumplir. Mientras que la Empresa Constructora (aunque sea para reformas o mantenimiento) debe aportar una serie de documentos antes del inicio de las obras para estar dentro del margen de la Ley.

Si la contratación la realiza la Comunidad de Propietarios, entonces se convertirá en Promotora de la Obra.

La gran ventaja de contratar a una empresa especializada, es que usualmente se encargan de solicitar los permisos de obras o Licencias de obra menor, así como cualquier otro trámite que sea necesario realizar ante el Ayuntamiento (como por ejemplo, presentación de un Proyecto, se así lo amerita la obra).

En fin, no tendrás que invertir esfuerzo y tiempo en ello, al delegarlo en quienes tienen la experiencia para no dejar nada por fuera.

Recuerda que si la obra se ejecuta mediante la contratación de trabajadores autónomos, el Promotor se convierte además en Contratista, con lo cual deberá asumir las consideraciones legales de ambas calificaciones y la contratación de un Coordinador de Seguridad y Salud.

Con estas líneas esperamos que estéis más claros de lo que estaba Antonio antes de vernos aquella mañana… Y espero que hagáis lo mismo que él, confiar en empresas como Wiccon para llevar a buen fin vuestra obra de reforma.

En un próximo artículo abordaremos algunas recomendaciones a la hora de elegir a una empresa de Reformas, Mantenimientos y Rehabilitaciones.

 

Aspectos Legales de una Obra en Construcción:

“El REA ha sido diseñado y puesto en marcha conforme a lo expuesto en el Real Decreto 1109/2007, de 24 de agosto, por el que se desarrolla la Ley 32/2006, de 18 de octubre, reguladora de la subcontratación en el Sector de la Construcción”.

Al tener la certificación de la empresa contratada para la obra, el promotor quedará exonerado durante la vigencia del contrato y para una sola obra de construcción, de la responsabilidad prevista en el artículo 7.2 de la Ley 32/2006, de 18 de octubre.