Reformas: Consejos “legales” para hacerlas sin problemas

Reformas y la responsabilidad del Promotor

En todas las reformas, ya sea de vivienda completa o parcial, intervienen al menos dos partes: el promotor y el constructor. El Promotor es el Propietario de la vivienda, y el Constructor es la empresa a la que se le contrata la ejecución de la reformas.

El Promotor tiene obligaciones y responsabilidades en lo que respecta a la reforma de la vivienda de su propiedad. En particular, tiene la obligación de obtener las licencias necesarias y es responsable de que la empresa que contrata para la realización de la obra, cumple con todos los requisitos legales, que dispone de Seguro de Responsabilidad Civil, y de un servicio de Prevención de Riesgos Laborales.

Además, y esto último menos conocido, el propietario de la vivienda debe asegurarse de que todo el personal que interviene en la obra esté dado de alta en la seguridad social.

Para ello, debe solicitar toda la documentación a la empresa seleccionada, incluidos los TC1s y TC2s de los trabajadores que vayan a intervenir en la obra, ya que el propietario sería parte responsable en el caso de que sucediera un accidente laboral durante la reforma en su casa.

Aconsejamos seguir estas recomendaciones rigurosamente, para evitar problemas futuros a los propietarios, así como para hacer lo posible por reducir al mínimo la alta tasa de siniestralidad laboral de este sector.

Como realizar la elección de la empresa de reformas

Más allá del aspecto económico, existen otra serie de factores que van a influir directamente en el éxito o fracaso de su reforma.

Para ampliar las garantías a la hora de realizar la elección de la empresa, aconsejamos evaluar y valorar la capacitación profesional de las personas que van a realizar la coordinación y gestión de los trabajos de su obra.

De la misma forma que haría un departamento de Recursos Humanos de cualquier empresa, se aconseja realizar una entrevista personal en la que se solicite información sobre titulación, capacidades, experiencia, así como referencias de trabajos anteriores.

En este campo es donde WICCON puede poner a su disposición un equipo técnicamente cualificado, así como diversas obras realizadas, tanto de reformas como de rehabilitación de edificios y locales comerciales.

Una vez que hemos realizado la selección de la empresa, deberemos de solicitar la siguiente documentación:

  • Inscripción en el REA de la empresa ejecutante (Registro de Empresas Autorizadas en el sector de la Construcción)
  • TC1s y TC2s de todos los trabajadores que vayan a intervenir en la obra.
  • Seguro de Responsabilidad Civil.
  • Plan de Prevención de Riesgos Laborales.
  • Certificado de estar al corriente de pagos con la Seguridad Social.
  • Documento de la agencia Tributaria que certifique que la empresa está al corriente de todas sus obligaciones con Hacienda.
  • Bajo ninguna circunstancia deberemos seleccionar una empresa de reformas que no quiera facilitarnos dicha documentación, puesto que como promotores de la obra, asumiríamos responsabilidades legales graves en caso de que se produjera algún accidente.

Solicitud de las correspondientes Licencias de Obra para Reformas

El promotor es el responsable de la obtención de las licencias de obra que sean necesarias, con anterioridad a la realización.

Sin embargo, la empresa elegida para la ejecución de sus reformas puede encargarse de tramitar los permisos y licencias requeridas, así como de realizar el proyecto técnico, en aquellos casos que resulte necesario.

La licencia se solicita en la Junta Municipal o Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de la localidad a la que pertenece la vivienda donde se va realizar la reforma.

En el caso de Madrid, las licencias son concedidas por el Ayuntamiento para hacer obras o reformas en viviendas, edificios de viviendas o solares.

No se requiere licencia para pintar, cambiar solados, alicatar o sustituir instalaciones de saneamiento, agua, electricidad o calefacción en el interior de una vivienda.

Existen dos tipos de procedimientos:

  • Actuación comunicada: Mediante este procedimiento podrán realizarse reformas de poca envergadura (mover tabiques, cambiar ventanas, poner un rótulo o cartel, etc.) que no afecten a la estructura del edificio (muros de carga, pilares o vigas).
  • Licencia de obra: Es obligatoria en aquellas reformas en las que se vean afectadas reestructuraciones, alteraciones en fachada y en paredes, modificaciones estructurales, etc. En estos casos, es necesario la presentación de Proyecto Técnico realizado por técnico competente y visado por el Colegio de Aparejadores o de Arquitectos.

Como norma general, no piense que todas las obras que desee pueden realizarse con seguridad. Debe seguir en todo momento el asesoramiento técnico de los profesionales de la empresa seleccionada.

Para concluir, quisiéramos remarcar la importancia de la elección de la empresa que va a realizar la reforma o reformas de su hogar.

Se debe siempre solicitar varios presupuestos y descartar los que presentan precios excesivamente más baratos que la competencia, puesto que esa diferencia podría venir dada mediante el incumplimiento de la normativa vigente, y el Propietario de la vivienda, como Promotor, sería parte responsable ante la ley.

 

Si esta información os ha parecido interesante, podéis compartirla por vuestras redes sociales